(+34) 91 915 52 98
<< Volver

Las pilas... nunca al contenedor de rechazo!!

09/05/2018

Las pilas son residuos peligrosos que se tienen que tratar de manera separada de los residuos domésticos. Es por eso, que las pilas nunca se tienen que abocar a los contenedores de rechazo sino a los lugares específicamente controlados para su depósito. En caso contrario, nos encontraremos en la situación de que estos residuos altamente tóxicos puedan acabar incinerados provocando gases invernadero.

La afectación más grave, es cuando la pila es tirada directamente en el medio. Una vez que el envoltorio metálico que recubre la pila se daña, las sustancias químicas se liberan en el medio ambiente causando graves afectaciones y contaminación. Si las sustancias llegan a fuentes acuíferas (ya sea llegando a ríos como aguas subterráneas por medio de filtraciones), éstas pueden provocar la devastación del medio acuático. Por último, estos residuos tóxicos se pueden acumular en la cadena alimentaria humana por medio de la contaminación de vegetales, terreno afectado o especies animales (sobre todo pescados).

Para que nos hagamos una idea de la magnitud de la contaminación, una sola pila de botón puede contaminar 2.000.000 litros de agua y una pila alcalina 167.000 litros de agua (la misma cantidad de agua de la que bebería una persona a lo largo de su vida), según datos extraídos de la Universidad del País Vasco (UPV).

Tipo de pilas y Frases de Riesgo

A modo general, podemos decir que hay dos tipos de pilas: las que son desechables y las recargables. Respecto a las desechables, podemos encontrar las salinas (que tienen una duración baja), las alcalinas (las más comunes), las de botón (pilas que pueden ser muy pequeñas para aparatos pequeños y técnicos) o las de litio (que tienen una durabilidad muy alta y sirven para determinados aparatos). Por otro lado, hay las pilas secundarias, de Níquel-Cadmio, que permiten recargar la pila o batería centenares de veces.

Según algunos datos extraídos de la UPV, las pilas consideradas residuos altamente peligrosos están compuestas por elementos como el plomo, mercurio, níquel o el cadmio, entre otros. Las Frases de Riesgo (sistema de códigos de riesgo, a nivel europeo, para describir los riesgos de los compuestos químicos peligrosos) son:

- Plomo: es tóxico y altamente peligroso para el medio ambiente. Su riesgo es muy amplio, puesto que es peligroso por los efectos acumulativos, muy tóxicos para los organismos acuáticos, riesgos en la salud pública y sobre todo en el embarazo o nocividad por inhalación e ingesta (R20-22, R33, R50-53, R61, R62).

- Mercurio: es tóxico y altamente peligroso para el medio ambiente, sobre todo para el medio acuático (R23, R33, R50-53).

- Níquel: Es altamente nocivo. Tiene efectos irreversibles y sensibilización en contacto con la piel (R40, R43).

- Cadmio: Además de ser un elemento altamente nocivo como el resto, también es un componente cancerígeno (R45).

- Litio: es un elemento altamente contaminante y, además, es un neurotóxico. (R14/15- R34)

¿Como tratar este residuo?

Si hacemos uso de la Regla de las 3R, la primera opción que se plantea es la reducción del consumo de pilas. Por lo tanto, se recomendable utilizar aparatos que funcionen con baterías recargables o sistemas de carga con energías sostenibles (dinamos, cuerda, solar, etc.). También se tiene que evitar la compra de pilas que no traigan controles y certificaciones de calidad, puesto que son más tóxicas.

Por otro lado, a pesar de que el proceso de reciclaje de las pilas es bastante complejo, el 75% de los componentes de las pilas y las baterías son reutilizables. Por lo tanto, depositaremos las pilas en los lugares controlados de recogida de este residuo.

¡Destacados!

Presupuesto de vasos para eventos
Te podemos ayudar a calcular cantidad de vasos y modelos que se adaptan mejor a tu evento.